Historia

El CEEB es hoy una realidad que plantó su semilla hace más de treinta años. Concretamente, en 1977, un grupo de escuelas decidieron organizar, entre ellas, la actividad deportiva de las escuelas de Barcelona que generaban para alejarse, de este modo, del que había estado haciendo hasta en aquel momento la Falange Española, la organización encargada de organizar las competiciones escolares por todas partes.

Es así como nace el Instituto Catalán de la Educación Física y del Deporte Escolar. Concretamente, en 1978 se constituye formalmente, integrado por un puñado de escuelas y centros educativos, algunos de ellos ya desaparecidos: Escolapios de Sarriá, Escuela Aula, Jesús-Maria Claudina Thévenet, CN Padre Poveda, AE La Jota, ETP Hoyo, FAPAC, Colegio Caspe, La Salle Gracia, Colegio Viaró, CN Caja de Pensiones, CN Pere Vila, Escuela Salesianos de Sant Josep, Sagrado Coro Diputación, CN Torres y Bages, Colegio Compañía de Santa Teresa, CN Seguidilla, Bosco Meridiana, Colegio San Miquel, CN La Muñeira, CN Cardenal Cisneros, Corazonistas, EPP Diputación, Padre Manyanet, Colegio-Academia Alpe, La Fragua, La Salle Bonanova, Scala Dei, CN Mio Cid, AE La Sardana, Colegio Claret, Sagrado Coro Vallvidrera, IPSI, Hogares Mundet, Santo Medir, Colegio Virolai, Sant Josep Oriol, La Salle Congreso, Betània Patmos, Jesús Maria Sant Gervasi, San Ignacio, Estudios Generales Luis Vives, La Salle Condal, San Gabriel, San Adrià, Academia Avellaneda, Escuela Formación YA Girona, ENB Joanot Martorell, Liceo Francés, Escuelas Francesas, J. Thalabot, San Estanislao de Kostka, Colegio Lestonnac, CN Pérez Sala, Federación INP, CE Voramar y Federación de Padres de Alumnos de EGB. La suya primera sede estaba en la calle Llúria de Barcelona, en un local cedido por las Juventudes Carmelitas.

Posteriormente, el ICEFEE se convierte en el CEEB (Consejo del Deporte Escolar de Barcelona) y se inscribe oficialmente a la reciente creada Secretaría General del Deporte, el 8 de diciembre de 1981. La vocación y el objeto del CEEB desde buen principio es regular, organizar y promover la práctica deportiva dentro del ámbito y del entorno escolar de la ciudad de Barcelona, priorizando los valores educativos y formativos de la práctica deportiva, más allá de su dinámica competitiva. Sin renunciar nunca, los integrantes del CEEB, hueso del que hoy es El Consell, siempre han apostado por el deporte como instrumento de crecimiento y de transmisión de valores para los jóvenes de la ciudad.

Ya al inicio de la década de los 90, el CEEB adapta sus estatutos al Decreto regulador de consejos deportivos de la Generalitat. La especificidad del Consejo del Deporte Escolar de Barcelona queda patente en las disposiciones adicionales del Decreto, donde se reconoce el CEEB como el ente que regula el deporte escolar extralectivo de la ciudad. Era el 8 de octubre de 1990. Desde entonces, el CEEB ha crecido de manera exponencial con sus dos últimos presidentes: Joan Durà y, desde el año 2008, Jaume Mora, quien, con su junta directiva y su equipo de trabajo, ha dado un impulso a la entidad hasta convertirla en en lo referente a muchos niveles.

El crecimiento del Consell y la suya verdadera dimensión tampoco se explica sin la presencia clave de la Fundación. Inicialmente se concibió, en 1999, como un instrumento para facilitar la presencia de patrocinios y apoyos, ofreciendo un tratamiento fiscal a las entidades y empresas más favorable. La Fundación Privada del Deporte Escolar de Barcelona se constituye el 22 de julio de 1999. Durante los primeros meses, desde la Fundación se ofrecieron servicios en las escuelas de diferente perfil, pero con un resultado poco destacable. Es a partir del año 2007 cuando la Fundación empieza a desarrollar actividad deportiva de base social, para acercarse a sectores de la ciudad de gran vulnerabilidad. Es el deporte en su estado más puro, como elemento facilitador para la integración de niños y jóvenes, de autoestima, … como elemento, en definitiva, cultural y de socialización entre los que más lo necesitan. Hoy, la nueva Fundación Privada por el Deporte y la Educación de Barcelona (FEEB), la Fundación del Consell, es el gestor y vertebrador del programa Convivimos deportivamente del Ayuntamiento de Barcelona, después de que el consistorio recogiera la experiencia generada por la misma Fundación durante cuatro años con el programa Un verano fantástico. Gracias a este programa, durante los meses de verano miles de niños y niñas sin recursos pueden practicar deporte en entornos adecuados.

Un momento de absoluta trascendencia del Consell fue el cambio de sede social. En septiembre del 2010, el CEEB y la Fundación abandonan las históricas dependencias del c. Maignon, donde llevaron a cabo su actividad durante muchos años, y se traslada a su casa de hoy: el CEM La Mar Bella.

El acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona para pasar a ser el operador de esta magnífica instalación permite multiplicar las potencialidades desde el primer día y proyectar, con diferentes planes, el futuro del que es ya la casa del deporte escolar de la ciudad. Hoy, el CEM La Mar Bella tiene una gran vitalidad, con un montón de entidades deportivas que desarrollan su actividad de manera regular. Es ya un referente y un punto de polaridad deportiva dentro de Barcelona. Para El Consell, es el salto del siglo XX en el siglo XXI.

Dos otros eslabones indispensables del Consell son Can Font y ADIA. Can Font es la casa de colonias del Consell y, en consecuencia, la casa de colonias de las escuelas de la ciudad. Situada en un entorno privilegiado, en Brunyola (Selva), ofrece servicio a escuelas, grupos, etc., mucho más allá del simple alojamiento. Un amplio programa de propuestas deportivas y de relación con la natura que la convierten en un marco diferencial del amplio abanico de oferta del sector. Brunyola pasó a ser propiedad, primero del CEEB y después de la Fundación, como aportación fundacional, y recogió la gestión que inicialmente había hecho la AE El Eixample. Brunyola es parte de la Fundación desde el año 2009.

Finalmente, ADIA (Asociación para el Desarrollo de la Infancia de África), pasa a ser la ONG del Consell en 2012. Esta entidad, nacida hace 15 años en Cerdanyola del Vallès, trabaja para implementar diferentes programas de apoyo en la infancia (especialmente en niños y niñas de 0 a 5 años), con problemas de desnutrición, de la zona del Tigray (Etiopía). Con la entrada de ADIA dentro de la estructura del Consell, este toma un perfil de compromiso social global que lo dimensiona en muchos sentidos y que le aporta un carácter de responsabilidad a nivel de la infancia mucho más amplio y sensible. ADIA es el que faltaba al grupo para ser el que hoy es.

Está claro que la realidad no se para aquí. El Consell tiene proyectos, en algunos casos, ciertamente ambiciosos. El Observatorio Sociológico Internacional del DeporteEdiciones Solidarias, etc., plataformas para proyectar nuestro ámbito de acción internacionalmente y también con una más amplia relación con el mundo cultural. Son solo algunos de los caminos que nos permiten continuar siendo El Consell.

Eso sí, sin renunciar nunca a la permanente referencia y objetivo del Consell:

Servir el deporte y servirse porque nuestros jóvenes puedan crecer en un marco mejor y con unos cimientos más resistentes.

Esta es la filosofía que impregna el trabajo y la referencia permanente de todos y todas.

Aquest lloc web utilitza cookies perquè vostè tingui la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, faci clic a l'enllaç per a més informació. ACEPTAR

Aviso de cookies